Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 16-18.

«Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.»

🔹 12:00h Eucaristía Capilla de San Agustín (https://bit.ly/2YOtlDD)

«Resurrexit, sicut dixit»
www.resucitado.net

#ResucitadoZgz